jueves, 20 de abril de 2017

CONCENTRACIÓN DEL VIERNES 7 DE ABRIL DE 2017

LAS MENTIRAS Y PATRAÑAS DE DIEGO ORTEGA

 Un viernes más la concentración comenzó con el ya indispensable Noticiero del Agua a cargo de María Jesús Rivas.
A continuación Jesús Manuel Cruz manifestó nuestro apoyo al Ayuntamiento de Valladolid y a la Plataforma en Defensa del Agua de Valladolid y nuestros mejores deseos de éxito en sus esfuerzos de recueración de su agua pública. Su lucha nació de la nuestra, como luchas hermanas. Tras esto nos leyó lo siguiente:


"El próximo lunes será día 11 de abril. Y se cumplirán tres meses desde que el Consejo Consultivo recibió el expediente sobre la remunicipalización de Aguas de Alcázar. ¿Cuánto tiempo tendremos que seguir esperando a que el Consejo Consultivo emita un dictamen? Como ya hemos dicho muchas veces, siguen mareándonos, siguen dando largas. Porque cuando haya un dictamen, entonces se inventarán otra cosa.
Así seguimos aguantando que Aqualia gane 3.000 euros cada día, y ya van más de 2.500.000. ¿Qué espera el gobierno para actuar?, si quisiera de verdad remunicipalizar por el bien de Alcázar, habría hecho como han hecho en Valladolid. Allí no han tenido miedo, no han querido dilatar nada. Han tenido la valentía de fijar una fecha, el 1 de julio, y resistir a todas las presiones, porque su voluntad de remunicipalizar era firme y clara.  Les han presentado denuncia la empresa privada que gestionaba el servicio, el Círculo de Empresarios de Valladolid, aliado con las grandes corporaciones, y ahora también el Ministerio de Hacienda. El gobierno de Rajoy, por mano de su ministro de Hacienda, quiere
parar el proceso. No tienen vergüenza, porque enfrentarse así a un Ayuntamiento que quiere rescatar una buena porción de dinero para usarlo mejor y para dedicarlo a mejorar el servicio de agua de los vecinos, eso solo puede ser porque están vendidos a las multinacionales. Les deben tantos favores que no dudan en agradecérselos denunciando la acción valiente de un Gobierno Local valiente.
Nada de eso podría pasar en Alcázar. Nosotros ya tenemos desde hace casi año y medio una decisión judicial firme que ampara la remunicipalización. Rescatar Aguas de Alcázar no es una opción del Gobierno, es una obligación para terminar de ejecutar la sentencia. No vale tirar fuegos artificiales para quedar bien delante de los vecinos. Hay que terminar la tarea, hay que echar a Aqualia. Ningún peligro puede amenazar la decisión, porque se trata de lo que hay que hacer para cumplir la sentencia.
Pero no se hace nada. Timoratos, siguen esperando un dictamen, un plazo, un informe, lo que sea. Para ocultar que tienen miedo. Para ocultar quizá que no quieren."

Tras estas palabras, Rosa Rubio leyó el siguiente comunicado de la Plataforma:

El pasado 11 y 12 de marzo, sábado y domingo respectivamente de un fin de semana en el que se celebraba el evento de la cata multitudinaria que atrae a numerosos visitantes a nuestra localidad, como todos ustedes ya saben, tuvo lugar inesperadamente un grave corte del suministro de agua con la nueva empresa mixta en la que el socio privado, Aqualia se lleva anualmente el 8% de la
facturación por su “saber hacer” (aproximadamente 450.000 €), sin aviso, ni alarma previa. Algo a lo que no estábamos ya acostumbrados cuando la empresa era pública, pues desde esta se procuraba avisar a la población cuanto antes para tratar de solucionar de la mejor forma posible esta carencia. Pues bien estos que cobran tanto porque dicen que saben “hacer las cosas”, reaccionaron tras varias horas de no tener gota de agua en los hogares y dice su gerente que dieron información poniendo una nota de en su página web, como si todo el mundo en Alcázar tuviese la obligación de disponer conexión a internet, aunque si a este señor le parece oportuno puede ponerlo como condición en los contratos. La mayoría que quiso informarse recurrió al famoso teléfono de atención gratuito (que nos cuesta a todos los alcazareños 39.000 euros cada año), ese teléfono que ha puesto Aqualia y que ha salido públicamente a defender su gran actuación en este problema el ex alcalde Diego Ortega, el que regaló Aguas de Alcázar a Aqualia; pues bien los primeros que llamaron son los que informaron de lo que ocurría a las personas que atendían al teléfono de información, tenían que demostrar que lo hacían desde Alcázar y que se trataba de un corte en la localidad, hasta que pudieron elaborar una respuesta  inconcreta de lo que ocurría y con la que despachaban al que llamaba.
En este caso el corte  de suministro lo tuvimos que sufrir los 31.000 habitantes que formamos la población de Alcázar más los visitantes que nos acompañaron, es decir domicilios particulares, bares, restaurantes, empresas, hospital…  Nuestra  Alcaldesa y miembro del Consejo de Administración de Aguas de Alcázar, el lunes siguiente día 13, en rueda de prensa dijo a los vecinos que, ese mismo día y con carácter urgente, había pedido informe al respecto al Gerente de Aguas para saber lo sucedido.
Hoy veintiséis días después, los vecinos seguimos sin saber la realidad de lo sucedido.
Desde aquí le preguntamos a la alcaldesa ¿ha recibido ya ese informe? ¿de no ser así, qué plazo piensa darse para reclamarlo? y de haberlo recibido ¿nos dará a conocer algún día su contenido?
PUES AQUÍ Y AHORA SE LO EXIGIMOS, QUEREMOS CONOCER LA RELIADAD DE LOS HECHOS, Y DE HABERLOS, A SUS RESPONSABLES.

Después de esta intervención, Ángeles Miranda nos leyó las siguientes reflexiones:


CARTA ABIERTA AL MENTIROSO DIEGO ORTEGA
 Desde la Plataforma Contra la Privatización de Aguas de Alcázar hemos leído con estupor las declaraciones del exalcalde, Diego Ortega, y máximo responsable de la privatización de nuestra empresa municipal de aguas con la complicidad de Ángel Puente y Ángel Montealegre, referidas a la avería que hace algunas semanas dejó sin suministro de agua a la población durante 24 horas.
Como siempre en sus declaraciones, Diego Ortega miente. Es un embustero que pretende sin pudor y con cualquier excusa justificar la mayor traición que un dignatario público ha hecho a la ciudadanía de Alcázar.
De sus palabras se desprende que Diego Ortega desconocía el mal estado de la tubería general que desde Las Perdigueras abastece de agua al pueblo, cosa incierta, pues siendo alcalde ya sabía de primera mano el estado de la misma, ya que en su etapa de gobierno se produjeron averías similares cuando la empresa era pública y él no hizo nada por abordar este problema.
Incide Diego Ortega en la necesidad de una inversión de 11 millones de euros para la renovación de una tubería nueva, ¿De dónde saca Diego Ortega esa información?, ¿Se la ha proporcionado Aqualia?, ¿Por qué es necesario sustituir toda la tubería? ¿Y por qué dice que el gasto lo tiene que asumir el Ayuntamiento y no la empresa mixta?
En respuesta a todas estas preguntas entendemos que Diego Ortega habla por la voz de su amo, Aqualia. ¿Quién si no le ha podido dar todos estos datos?
Vayamos por partes, ¿es necesario sustituir toda la tubería? El sentido común nos dice que las obras públicas o privadas hay que asumirlas poco a poco, sustituyendo lo estrictamente necesario, y en este caso sería el tramo central, que como muy bien contestó nuestra alcaldesa, Rosa Melchor, supondría unos dos millones de euros. También queremos recordarle a Diego Ortega que cuando Aguas de Alcázar era empresa municipal 100 % asumía todas las obras de renovación de la infraestructura y el Ayuntamiento no desembolsaba ninguna cantidad. Sirva de ejemplo que de los años 2004 a 2010, la empresa pública invirtió 4.000.000 de euros.
¿Por qué dice Diego Ortega que debe ahora pagar el Ayuntamiento cuando ahora la nueva empresa mixta ingresa todo el importe del recibo del agua, incluido lo que antes era tasa del alcantarillado, que antes se destinaba precisamente a este tipo de reparaciones? ¿A quién se está intentando beneficiar con estas declaraciones?  Al pueblo de Alcázar está claro que no. No será que a Aqualia le conviene la actuación de una gran obra para evitar la remunicipalización y además aumentar sus ganancias por los contratos a la carta con sus propias empresas.
Sigamos con las mentiras. Afirma Diego Ortega que para remunicipalizar Aguas harían falta unos 18.000.000 millones de euros. Diego Ortega, ya sabemos que las matemáticas no son su fuerte, ¿de dónde saca usted esa cifra? ¿Quién se la ha dicho? ¿Por qué ese empeño en engañar y asustar a su pueblo?
Usted, Ángel Puente y Ángel Montealegre regalaron la empresa de Aguas por un préstamo de 6.500.000 euros en diez años al 4 %,  que la empresa está devolviendo puntualmente a costa de todos los vecinos, además de un canon adelantado y de unas acciones que Aqualia recuperará. La auténtica realidad es que la empresa se vendió por la mísera cantidad de 1.100.000 euros de prima de emisión.
Si en los dos años se han devuelto 2.200.000 euros, quedan por devolver 7.100.000 euros. Dado que hay una sentencia firme declarando nula la convocatoria del Pleno y, por tanto, la venta de aguas, se deduce que el Ayuntamiento únicamente tiene que devolver 1.500.000 de euros del canon adelantado y el resto la empresa de aguas.
Deje de mentir a su pueblo, Diego Ortega. Bastante daño le ha hecho ya con su pésima y nefasta gestión en los cuatro años que estuvo al frente de la alcaldía.



Aquí podéis ver el vídeo completo de la concentración >>